La metamorfosis de Julio Scherer García, de la gran exepción a la vil decepción

Las tonterías que se cometan
a veces pueden ser remediadas;
las que se dicen no tienen remedio
.

GUILLAUME FRANCOIS BERTHIER
(Teólogo e historiador francés, 1704-1782)

Tal vez algunos de ustedes recuerden a James Watson (el biólogo quien junto con Francis Crick y Maurice Wilkins en 1962 ganaran el premio Nobel de medicina por descubrir la estructura de doble hélice del ADN) y la desafortunada polémica mediática del 2007 sobre él que lo llevo a adquirir el mote de “el Nobel del racismo”, después de haber dicho en una entrevista una tontería con connotación racista.

Y es que resulta que el “Nobel del racismo” James Watson a pesar de ser un científico de primer nivel, experto en el área de la genética en aquella ocasión de manera elegante dijo que “según investigaciones” la inteligencia de las personas negras (africanas) es inferior al de la gente blanca, a pesar que la misma ciencia a la que el aportó mucho conocimiento demuestra que lo que dijo es falso.
La situación anterior fue paradigmática, pues se trataba de un erudito de la ciencia, reconocido con un premio noble por su aportación a la genética, pero que de manera muy decepcionante para la comunidad científica estaba divulgando información FALSA de la ciencia que él domina.
Su desafortunada declaración se tradujo en términos simples en una sola cosa, un genio de clase mundial diciendo una estupidez racista.
Y es que así como luego los tontos de vez en cuando dicen o hacen cosas brillantes, también abundan los casos opuestos en que los grandes genios de vez en cuando dicen o hacen cosas bastante estúpidas.
En esta ocasión quiero mencionar la polémica periodística que hubo en México hace un par de semanas, pues fue una situación decepcionante muy parecida a la de James Watson, sólo que aquí se trato del genio del periodismo Julio Scherer García.
Hay tonterías bien ataviadas de la
misma manera en que hay tontos
bien vestidos.
CHAMFORT
NICOLAS-SEBASTIEN ROCH
(escritor francés, 1741-1794)
JULIO SCHERER GARCÍA:
DE GENIO DEL PERIODISMO A VIL NARCOVOCERO
Julio Scherer García es un periodista mexicano de 86 años, fundador de la revista semanal “PROCESO”.

A su vez, el semanario PROCESO es considerada una de la mejores revistas que existen en México y referente obligado de la prensa mexicana en el mundo, se caracteriza por ser muy critica en los temas que maneja, los reporteros que en ella colaboran son tan buenos que serian la envidia de cualquier detective privado, además de ser una verdadera molestia cuando revelan delitos, actos de corrupción, injusticias, fraudes, etc., ya sea del gobierno o de empresas privadas. Por la misma razón, son un medio de comunicación con bastante influencia y poder en México.

Continuamente generan polémica por la información que publican, dependiendo del personaje o tema del que hablen. He de destacar que en PROCESO colaboran diversos periodistas (genuinos) que continuamente revelan información “incomoda” de los narcotraficantes, siendo éstos continuamente amenazados de muerte por los capos, razón por la que PROCESO tomo hace tiempo la decisión con motivos de seguridad de publicar las notas alusivas al narcotráfico firmándolas de manera institucional, en lugar de que cada reportero lo hiciera en lo individual.

Por eso decepciona y sorprende la polémica a la cual me voy a referir, pues se generó a partir de la información que se publicó en PROCESO en su edición #1744, pues aparece en portada a tamaño completo una fotografía de don Julio Scherer Garcia y el narcotraficante mexicano Ismael El Mayo Zambada, con el titulo “Julio Scherer García en la guarida del Mayo Zambada, crónica de un encuentro insólito”. La crónica puede consultarse en línea aquí: http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/78067

Como es obvio suponer, al día siguiente de su publicación comenzaron a lloverle criticas a Julio Scherer por parte de analistas políticos y periodistas, aduciendo que hubo apología del delito, que la prensa le sirvió al narcotraficante, entre un extenso etc., lo cual era de esperarse y lo cual se agradece.

De manera muy natural así como le llovieron criticas a don Julio resulto bastante cómico ver como muchos “periodistas” amenizaron el desfile de loas y lisonjas defendiendo a Julio Scherer, digo cómico, porque ya sabe usted como son creativos los “periodistas” con el noble oficio de la manipulación.

Lo “admirable” de esta polémica fue ver la manera tan elegante que tuvieron los “periodistas” pro-Scherer para desviar la atención, pues se concentraron fundamentalmente en cuestionar a los críticos de don Julio y no necesariamente en “desmentir” las criticas hechas.

Otros “periodistas” magos bajo el lema “lo que en realidad quiso decir” hicieron verdaderas faenas de “traducción” y “adaptación”, para manipular (o acomodar para que no se oiga tan feo) la tontería de Julio Scherer, al presentar una crónica de manera que pareciera una entrevista y todavía más temerarios se ve que se esforzaron para que la “entrevista” tuviera algún contexto útil, de manera que al final a una crónica totalmente inútil le aparecieron por arte de magia atributos “periodísticos” de “utilidad”.

Esos “periodistas” magos bien pueden ser “panaderos”, pues suponen que si toman un poco de estiércol y le espolvorean azúcar al resultado se le puede llamar dona glaseada.

Algunos periodistas con verdadero déficit mental llegaron a decir que no tiene nada de malo entrevistar a un criminal, omitiendo la diferencia obvia que hay en entrevistar a un criminal prisionero que a uno que esta prófugo y todavía fue más patético ver como para los “periodistas” todos los criminales son exactamente lo mismo por eso decían que si un ladrón podría ser entrevistado, un pederasta, un genocida y un narcotraficante al ser también por definición jurídica criminales tenían no sólo el derecho sino la “obligación” de entrevistarlos pues en un conflicto son la otra cara de la moneda y es necesario conocer “su versión de la historia” además de que en muchas ocasiones los “villanos son los mas interesantes” .

Para rematar todavía nos dijeron que no hay diferencia en la investigación periodística donde se localiza, se contacta, se gestiona, se diseña y se obtiene una entrevista con un criminal a concederle una entrevista por “invitación”.

 

Aunque viéndolo bien, tienen razón “no hay diferencia” pues cuando se aceptan por invitación el periodista tiene la “obligación” de entrevistar al criminal las veces que él quiera, pues ni modo que el periodista publique únicamente la entrevista 1 y deje a sus lectores (y al criminal) con las ganas de saber que es lo que se dice en las entrevistas 2,3,4 y 5.

Algunos periodistas llegaron a sostener debates con otros “periodistas” y realmente causa risa ver la falta de temple y carácter de los “periodistas” para sostener sus afirmaciones pues cada vez que se les criticaba el contexto de algo que acababan de decir se “ofendían” y replicaban con frases como:

“yo nunca dije que un periodista debe ser el corre, ve y dile de los criminales”

 

ó

“yo nunca dije que el subcomandante Marcos era lo mismo que el Mayo Zambada”.

Como parte del desfile de babosadas algunos “periodistas” hicieron sutiles críticas de “doble punteria” pues lucían como el dicho:

Te lo digo Juan, para que me entiendas Pedro.

 

Se las hacían de manera directa al gobierno y a otros periodistas con soberbias demostraciones de imprudencia, pero sus mensajes alcanzan a las personas que no somos periodistas y mucho menos burócratas.

Por ejemplo, Ricardo Rocha en uno de sus tradicionales comentarios editoriales llego al extremo ridículo de “evaluar” a los periodistas “criticones” diciéndoles que no eran verdaderos reporteros de campo como el gran maestro Julio Scherer, que eran simples periodistas de escritorio que “nunca se ensucian el traje”.


Semejante majaderia constituye un monumental insulto, pues presupone que los periodistas novatos, los burócratas o las personas que NO nos dedicamos al periodismo somos incompetentes de emitir una critica a los periodistas incluyendo a Julio Scherer García.

Semejante soberbia sólo puede ser comparada con una analogía de la construcción, como cuando usted se da cuenta que el muro que le están construyendo en alguna zona de su casa esta desnivelado y con ladrillos chuecos, imagínese que usted le reclame el albañil por la carente calidad del muro y que éste todavía le responda:

“Pos ni que fuera usted albañil, ¿acaso usted sabe más que yo?, si usted alguna vez “se ha ensuciado el traje” con cemento, pos entonces constrúyase usted mismo su muro, de lo contrario cállese por que usted no es experto.”

De manera similar los “periodistas” nos vendieron el cuento de que Julio Scherer García es un maestro del periodismo con décadas de experiencia y que como tal, lo que hizo no era reprobable, o dicho de otra manera nos vendieron de manera implícita el cuento de que los grandes periodistas son incapaces de hacer barbaridades, lo cual se me hace un mensaje ambiguo, pues si de verdad fueran infalibles e inmunes a la estupidez, entonces:

¿Para que se molestan en convencer a la sociedad de que solamente existen los periodistas tontos cuando critican a los periodistas inteligentes?

El pensamiento critico VS periodismo semi crítico.

Lo que sigue a continuación es otra critica, sólo que con un enfoque distinto a la manipulación periodística, en el que se concluye que la “platica” que sostuvo Julio Scherer García con el Mayo Zambada, fue un monumental error (delito, dirían otros), pues no fue para nada un ejercicio periodístico y sin duda alguna es muestra de otra cosa.

Contra la prensa mentirosa y falaz,
cobarde y mercenaria, no hay
nada más que una defensa
decisiva y fuerte: la buena prensa.

FELIX FULGENCIO PALAVICINI.
(político y periodista mexicano, 1881-1952)

DE PRENSA CRITICA A NARCO-PRENSA, LAMENTABLE TRANSFORMACIÓN

Voy a (intentar) explicarle a Julio Scherer García y “periodistas” falderos que lo defienden, por que es totalmente deplorable que la revista PROCESO, le haya concedido tribuna a un narcotraficante.

Una característica por las que han obtenido el reconocimiento (y agradecimiento) de la sociedad tanto el semanario PROCESO como el semanario ZETA en Baja California es por el hecho de que son de los escasos medios de comunicación en Latinoamérica que se especializan en el tema del narcotráfico pues de manera muy valiente sus reporteros quebrantan lo que normalmente los narcotraficantes necesitan para triunfar en sus actividades criminales, como lo es el silencio de las victimas y de la sociedad.

Los semanarios PROCESO y ZETA rompen el silencio tan codiciado por los criminales y por consecuencia lógica, al mismo tiempo neutralizan cualquier voz que puedan tener, y pues esta demostrado que los criminales no aprecian mucho “que les cierren el hocico” de la misma manera en que a los mitómanos no les gusta que los llamen mentirosos ni los cleptómanos ser llamados ladrones (por cierto no se les hace curioso que siempre que le preguntan a un narcotraficante su profesión, se autoproclamen “agricultores”).

Cuando en PROCESO o en ZETA publican una nota señalando a un narcotraficante o a un criminal no solamente nos dan su nombre, sino que además nos dan detalles de lo único que saben hacer bien los criminales, que es: lacerar a la sociedad con sus diversos crímenes.

Si algo nos han demostrado las investigaciones periodísticas de PROCESO y ZETA es, que el crimen del tráfico de drogas y los criminales del narcotráfico no son un asunto menor y que por el contrario, son un fenómeno aberrante de lesa consideración.

Es sabido por organizaciones internacionales de derechos humanos que investigan crímenes y desapariciones de periodistas, que los narcotraficantes en México son tan perversos que han llegado de manera inaudita a realizar “conferencias de prensa” convocando a medios regionales de comunicación en el noroeste del país para imponer sus propias reglas sobre el manejo informativo.

Amagan a periodistas y dueños de medios con una nueva versión del “plata o plomo” con amenazas que versan en:

“De aquí pa’l real sólo publican lo que se les ordene… Y no se pasen de listos. Díganle a sus jefes que sabemos quiénes son, dónde viven, quiénes son sus familias… aténganse a las consecuencias”

Es el mensaje que les han dicho a periodistas de medios de Zacatecas, Durango, Torreón y Ciudad Juárez, donde curiosamente también de manera “misteriosa” desapareció la información sobre levantones, secuestros, asaltos y actividades de grupos criminales.

Hay variantes en cuanto a la creatividad intimidatoria de los criminales pues también les queman los vehículos a los dueños de medios de comunicación con mensajes que dicen:

“Esto les pasara a todos los reporteros, los quemaremos…”

Aunque no todo es agresivo, la cortesía también la conocen los criminales pues en sus mensajes de despedida incluyen frases como:

“Cuídense periodistas…”

(que el Chapo esta aquí)

Y en el universo de los narcotraficantes también existe la democracia pues no todos los narcotraficantes están en contra del silencio de los periodistas, de hecho algunos de ellos alientan a los medios de comunicación a transmitir información pero…

“Dejen de transmitir nada más a nosotros, también transmitan a los narcomandatarios, esto es un aviso”.

En la región norte del país, el ejercicio periodístico es lo más parecido a portar un pasaporte a la muerte.
Como para que Julio Scherer García a través de PROCESO todavía tenga la “amabilidad” de concederle primera plana y exclusiva de tribuna a un criminal que cínicamente expreso unas cuantas burlas “aclaratorias” diseñadas sagazmente para que funcionen de la misma manera en que los estafadores diseñan sus ardides para robarle a sus victimas y que todavía les agradezcan por ello.

Más adelante muestro mis interpretaciones personales de las astutas “aclaraciones” del Mayo Zambada que la inmensa mayoría de “periodistas” omitió interpretar por razones supongo de incompetencia mental.

RACIONALIDAD CON AVISO CLASIFICADO PARA LA IRRACIONALIDAD.

La decepción que causa que una revista crítica como PROCESO caracterizada por ser un vehículo de denuncia criminal se convierta en un vulgar narco-pasquín, es muy grande pues es equivalente a la decepción que en ocasiones generan las universidades públicas o privadas en diversas partes del mundo, las cuales a pesar de ser recintos para la divulgación de la ciencia y de actividades racionales, luego es muy desafortunado que por atención a la “pluralidad”, le brinden tribuna a miembros del vasto mundo de la irracionalidad.
Por eso luego resulta vergonzoso que en algunas universidades promuevan ya sea: conferencias, seminarios, talleres, diplomados, ferias ó exhibiciones de las múltiples manifestaciones de la charlataneria como: la homeopatía, la astrología, las “medicinas” alternativas, el fenómeno ovni (con extraterrestres incluidos por supuesto), la parasicología, el tarot entre otras variantes del pensamiento mágico.

Y pues como dice el dicho “una estupidez por más elaborada que sea, no deja de ser estupidez” aunque las promuevan las universidades, las defiendan premios Nobel o las publiquen en primera plana en revistas de prestigio.

El hecho de que organismos dedicados a la divulgación del conocimiento racional le den espacio a manifestaciones que acrecentan la ignorancia es una incongruencia lamentable, de la misma manera en que resulta lamentable la incongruencia de los medios de comunicación y sus “periodistas” cuando de pronto se vuelven voceros de los criminales que tanto atacan en sus editoriales, es decir, ahora:

Los “periodistas” le dan voz a aquellos criminales que callan la voz de los periodistas.

Por eso ahora se dice que PROCESO es una
REVISTA ANTICRIMEN CON AVISO CLASIFICADO PARA CRIMINALES

Y eso Julio Scherer García para mi no es digno de respeto o de admiración, y ojala por consideración a los periodistas genuinos usted se disculpe de manera pública.

El peor de los hombres es el que
siendo malo quiere pasar por bueno;
siendo infame habla de virtud y pundonor.
SAN AGUSTÍN DE HIPONA
(Filosofo romano, nacido en Numidia, 354-430)
“Si el Diablo me ofrece una entrevista, voy a los infiernos…”

Julio Scherer García

En la nota de la discordia publicada en PROCESO acerca de la plática que sostuvo Julio Scherer con el Mayo Zambada, don Julio nos platica que un emisario del capo, lo contactó en febrero, manifestándole que el Mayo Zambada, estaba interesado en verlo “para conversar”, Don Julio a partir de ese día tuvo mucho “desasosiego”, por lo que acepto reunirse con el Mayo Zambada.
Si Julio Scherer Garcia hubiera sido el que encontrara al capo y hubiera sido él, el que le solicitará al Mayo Zambada una entrevista, ahí si creo que don Julio Scherer García se hubiera ganado la medalla al merito por hacer un excelente trabajo periodístico de investigación y encontrar a un criminal que el estado (supuestamente) no ha podido encontrar, pero como resulta que curiosamente fue el Mayo Zambada el que contactó a Julio Scherer, entonces ahí se da otra situación distinta a lo que muchos escritorcillos de periódicos llaman pomposamente como “periodismo”, y no es para nada respetable y mucho menos defendible.

HIPOCRESÍA PERIODÍSTICA ¿Ó? SIMPLE Y CONVENIENTE AMBIGÜEDAD

Las narcofotografías de la prensa (ó fotografías de la narco-prensa)

El ejemplo que sigue, ilustra a la perfección el concepto planteado en el titulo, pues en la revista PROCESO, después de la crónica que habla del encuentro entre Julio Scherer y el Mayo Zambada, aparece una nota de la sección de “narcopolitica”, donde se narran los nexos de un alcalde y candidato a gobernador de Sinaloa (Jesús Vizcarra Calderón) con el Mayo Zambada, y para “ilustrar” el nexo en PROCESO utilizan una fotografía la cual de manera muy sugestiva la titulan como “Dime con quien andas…”, la cual fue publicada originalmente por el periódico Reforma y en la que aparece el candidato, parientes de un narcotraficante y el Mayo Zambada en una fiesta.

En este caso, el solo hecho de que un político aparezca en una fotografía de una fiesta (hace 20 años) junto a narcotraficantes, según los periodistas (y el sentido común) es motivo suficiente para sospechar que existen nexos entre ambos.
Ahora la pregunta del misterio es:

¿Por qué los “periodistas” que defienden a Julio Scherer García, se negaron a sugerir o siquiera mencionar la POSIBLE existencia de un presunto nexo mercantil de PROCESO con el Cartel de Sinaloa?

A los mismos “periodistas”, les pregunto:

Si en lugar de Julio Scherer García, fuera un funcionario público el que aparece en la foto junto al Mayo Zambada:

¿Descartarían algún nexo del funcionario con el capo, de la misma manera como lo hicieron con el periodista, argumentando que el funcionario público es un erudito de la burocracia con décadas de experiencia y por lo tanto inocente?

Todo es cuestión de mensajes e interpretación de esos mensajes, pues el mensaje no pago para que me peguen” significó algo trascendental para el periodismo y ni se diga del adagio “plata o plomo” o del actual más cariñoso “cuídense periodistas”; así mismo la ya famosa consigna PRENSA VENDIDA tiene una connotación históricamente particular, por lo que ahora traten ustedes de interpretar lo que significa ser señalado como NARCO-PRENSA ó peor aun:

NARCO-PRENSA VENDIDA (a un solo cártel)
(igual que el gobierno, a menos de que también cobijen la “pluralidad”)

Tal como dije, es cuestión de interpretar mensajes por lo que:

¿Cuál creen ustedes que fue el mensaje que recibí cuando leí la crónica y vi la fotografía de Julio Scherer García muy sonriente junto a el Mayo Zambada?

narco-escritor, narco-cronista, narco-amanuense, narco-amigo para conversar, narco-mensajero, narco-publicista, narco-pregonero, narco-biógrafo, narco-vocero, narco-comentarista, narco-asesor de imagen (con la gorra se ve mejor patrón),…

Sin usar la lógica que continuamente utilizan los periodistas hacia otras personas, Julio Scherer García no fue otra cosa que un caprichito más del capo, pues éste “tenia muchas ganas de conocer” al periodista, igual de condenable si al criminal se le hubiera antojado conocer a Juan Gabriel ó Salma Hayek y ellos hubieran ido a darle el autógrafo.

Fue un proveedor que accedió a prestarle sus servicios “periodísticos” a un criminal, fungió como el vocero de un narcotraficante, un narcoentrevistador o simple y sencillamente fungió como un narcocronista de la sección de sociales donde nos platicó como fue que lo trató el capo y en el que nos revela detalles del desayuno que le dieron, un narcopublicista que hasta consejos de belleza le da al narcotraficante al decirle que se ve mejor con la gorra que con el sombrero pues “es tan llamativo que le resta personalidad”.

Creo que ahora Julio Scherer García se puede dedicar a la escritura de narcomemorias, de narcopláticas o de narcobiografías autorizadas, dependiendo de las “invitaciones” que le hagan los narcotraficantes.

Porque los criminales también necesitan “conversar”
Desde una perspectiva general, hay que entender la conducta existente en la relación criminales VS perseguidores pues es muy peculiar:

Por un lado están los gobiernos que en su majestuosa incompetencia les da por colgarles muertitos o delitos ajenos a la primer organización criminal que se les ocurre con el fin de procurar la justicia instantánea, esa que se caracteriza por ser aquella justicia que imparte el gobierno justo a tiempo para darla a conocer a través del noticiero nocturno o en la nota matutina de los periódicos al siguiente día.

O de arrestar al primer inocente que se les atraviese, bajo la premisa imaginaria de ser el “principal sospechoso”.

Por ejemplo:

Si existe alguna organización criminal que se dedique a robar gasolina de los ductos petrolíferos y cometen algún error que provoca la explosión del mismo, luego sorprende la eficacia de las agencias investigadoras y de “inteligencia” gubernamental quienes en unas cuantas horas “descubren” que los responsables son grupos paramilitares como el EPR.

O el caso del gobierno de España, que en los atentados en algunas estaciones de trenes de Madrid, al estilo mexicano también procuraron justicia instantánea al sentenciar en unas cuantas horas que el responsable de los atentados era el grupo terrorista ETA. Quedando demostrado días después que fue Al-quaeda el responsable.

La estrategia de los gobiernos incompetentes en investigación criminal funciona pero solo para efectos de publicidad, pues caen en la lógica de que si una organización criminal es responsable por la muerte de 100 personas, da lo mismo agregarle otras 100, total que más da un granito más de sal en el salero, aunque siempre es lamentable que los criminales reales de esas victimas “extra” queden impunes.

Hay una peculiar estrategia de los criminales para llamar la atención aquí en México pues (los criminales siempre creativos para todo), están popularizando un medio alternativo de narcomarketing conocida de manera popular como las narcomantas, en las cuales los criminales siempre expertos en el área de la ignorancia, en especial el de la escritura en español, dejan mensajes, amenazas, peticiones o aclaraciones escritas en cobijas, mantas o cartones.

En ocasiones “adornan” sus narcomantas con cabezas, cuerpos degollados envueltos en cobijas ó con cuerpos colgados sobre los puentes de avenidas principales.

SI ME ATRAPAN O ME MATAN NADA CAMBIA…

Como yo sé que muchos de ustedes nunca se dieron cuenta de las pequeñas y sutiles “aclaraciones” que el Mayo Zambada necesitaba expresar a través de un medio de comunicación, aquí voy a citar solamente 3, destacando lo esencial en negritas, para que vean como es que de manera muy efectiva Julio Scherer le sirvió de vocero al narcotraficante:

1.- la repartición de culpas, el efecto distracción, si bueno yo soy malo pero el ejército es todavía más malo. Es un clásico de los criminales minimizar sus actos comparándose con otros criminales, como cuando el ladrón de bolsos dice que no es tan detestable como el ladrón de bancos, o como el violador quien asegura que no es tan atroz comparado con un violador pederasta, o aquellos ladrones con el síndrome de Robin Hood que aseguran que si roban pero por ayudar a otros.

(Julio Scherer)

Zambada no objeta la persecución que el gobierno emprende esta en su derecho y es su deber. Sin embargo, rechaza las acciones bárbaras del ejército.

(Mayo Zambada)

Los soldados, rompen puertas y ventanas, penetran en la intimidad de las casas, siembran y esparcen el terror. En la guerra desatada encuentran inmediata respuesta a sus acometidas. El resultado es el número de victimas que crece incesante.

Ahora si que el burro hablando de orejas ajenas, no sé a ustedes pero a mí francamente se me hace ridículo que un narcotraficante diga que los soldados son los que “siembran y esparcen el terror”, y que el número de victimas crece por culpa de los soldados. Esto me recuerda a los argumentos idiotas de los violadores que siempre le echan la culpa a las victimas por “provocarlos” con sus minifaldas.

El Mayo Zambada ha de suponer que la población le tiene más miedo a los soldados que rompen puertas y ventanas que a los narcotraficantes que decapitan personas y las cuelgan en los puentes o las deshacen en acido.

Hago la aclaración de que los soldados son igual o más brutos que los narcotraficantes y que cometen bastantes atrocidades, pero eso no justifica que un criminal nos diga que los soldados sean los que “matan a la vaca” y que ellos solamente sean “los que le detienen la pata” para presentarse como criminales Robin Hood de asistencia social.

2.- Bluffear como en el póker, magnificencias con efecto “pavo real”. De la misma manera en que los terroristas siembran el terror, para amedrentar (desmoralizar o simplemente aumentar el pesimismo de) la sociedad y no haya quien se anime a enfrentarlos, es un clásico de los criminales que siempre traten de amedrentar con jactancia y vanagloria (aunque no necesariamente con lógica y congruencia), por eso no es casualidad que casi siempre utilicen frases triunfalistas y presuntuosas o burlescas aludiendo a los “perdedores” como:

“ustedes nos hacen los mandados”, “nos pelan los dientes”, “jamás podrán atraparnos”, “están perdidos”, “si se meten con nosotros lo lamentaran”, “mas vale que ni se metan”, “esto es para que aprendan a respetar”, “esto es una muestra de lo que puede pasarle a los metiches”, etc.

Y porque la narcopoesia también esta presente:

“Así sucede cuando piensas o imaginas que mis ojos no te pueden mirar”

 

“Los sordos también escuchan y los mudos también hablan”

(Julio Scherer)

A juicio de Zambada el gobierno llego tarde a esta lucha y no hay quien pueda resolver en días problemas generados por años.

(Mayo Zambada)

Al presidente, además, lo engañan sus colaboradores. Son embusteros y le informan de avances, que no se dan, en esta guerra perdida.

(Julio Scherer)

¿Por qué perdida?

(Mayo Zambada)

El narco esta en la sociedad, arraigado como la corrupción.

Bien lo menciono Julio Scherer “advierto que el capo cuida las palabras”

Noten la audacia lingüística en la oración del Mayo Zambada al decirnos de manera sutil, que la culpa del narco la tiene la sociedad y los corruptos y no los narcotraficantes (de manera sutil, también culpó a los soldados de sembrar el terror y el pánico), pues con destreza desvía la atención de la “guerra perdida” al evocar a la corrupción.

Como que la lógica no se le da al Mayo Zambada, pues se le olvida que si realmente la guerra estuviera perdida y la corrupción de la que tanto presume el criminal fuera realmente eficiente, entonces

¿Para que se esconde el criminal si la tiene tan segura?

Se ha puesto de moda decir (erróneamente) que existe una “guerra contra el crimen organizado” siendo que no existe ninguna guerra, como para suponer que hay “vencedores” y “perdedores” de esa guerra, pero bueno, dejemos lo semántico para otra ocasión.

Suponiendo (sin conceder) que existe una “guerra”, al Mayo Zambada se le olvida un pequeño detalle, la mayoría de las guerras representan un gran negocio en el que inclusive los “perdedores” ganan muchísimo; por eso cuando el Mayo Zambada dice que “la guerra esta perdida”,

¿Acaso se refiere a que esta perdida para el gobierno?

Como puede un gobierno corrupto “perder”, siendo que la misma palabra corrupción nos indica de manera explicita que hay una ganancia económica o de otra índole para el (“perdedor”) corrupto.

¿Por qué la corrupción tan eficiente de la que el se dice beneficiario, no evita que “los perdedores” sigan confiscándole dinero, propiedades, equipos de comunicación o armas, decomisándole toneladas de droga, clausurándole narcotuneles, laboratorios o bodegas y arrestándole empleados?

Yo más bien creo que el Mayo Zambada nos quiso decir que así como existe incompetencia del gobierno para combatir de manera eficiente el crimen organizado, existe incompetencia del crimen “organizado” para organizarse y tener una corrupción totalmente eficiente, y es que la impunidad cuesta mucho dinero y el Mayo zambada aunque tenga mucho dinero, no es el único cliente, por lo que aunque el criminal presuma que controla un monopolio, para su mala suerte tiene bastante competencia en el negocio.

Para muchos, parecerá que este pequeño jueguito de “mensajitos” es inofensivo, pero psicológicamente y enfocado de manera adversa es muy poderoso, pues ustedes mismos pueden ver el efecto desmoralizador y pesimista que ha causado en la sociedad la ilusión de que el gobierno esta “perdiendo” una supuesta “guerra”.

Por cierto algo de “publicidad” con respecto a esto:

Pesimismo que de manera sutil (e incongruente) los criminales aumentan con frases como:

“si me atrapan o me matan, nada cambia”
(aunque en realidad prefiero ser “agricultor” afuera de la cárcel y preferentemente vivo)

“los soldados siembran pánico y terror”
(mejor quítenlos, ¿qué no ven que ellos son los malos?, además yo estoy ganando la guerra)

“la guerra esta perdida”
(y más con programas como el SIAVE, pues ya no puedo surtirme de las innecesarias e inútiles armas para la guerra que ustedes están “perdiendo”)

Así que lo pondré en otros términos:

¿De verdad esta perdida la “guerra”?

O

¿Simplemente estaba alardeando el Mayo Zambada, tal cual un pavo real?

Creo que un narcocorrido con el síndrome de “superman” de los que tanto abundan nos puede dar una idea.

Si te vienen a contaaaaaaarr cosas malas de miiii,
manda a todos a volaaaaaaaarr y diles que yo no fui

3.- El descargo repartido de culpas, el desmentido, la aclaración, ese “muertito” no es mío, de veras yo no fui, a Robín Hood se le puede acusar de ladrón, pero no de ser un ladrón malo, a mi me pueden acusar de ser “agricultor” pero no de terrorista como para que piensen que yo podría armar un complot contra el presidente (teniendo dinero para comprarlo), es más: ¡condeno enérgicamente todos los actos terroristas! (en especial el de otros cárteles).

(Julio Scherer)

Es conocida su amistad con el Chapo Guzmán y no podría llamar la atención que usted lo esperara afuera de la cárcel de puente grande el día de la evasión ¿podría contarme de qué manera vivió esa historia?

(Mayo Zambada)

El Chapo Guzmán y yo somos amigos, compadres y nos hablamos por teléfono con frecuencia. Pera esa historia no existe. Es una mentira más que me cuelgan. Como la invención de que yo planeaba un atentado contra el presidente de la Republica . No se me ocurriría.

Y así, como no queriendo la cosa, toda la “entrevista” del gran maestro Julio Scherer García sirvió para que el criminal hiciera unos cuantos desmentidos, se jactara nuevamente de su condición de “superman” diciendo que otros son los que están perdiendo la guerra, le recuerda al gobierno su status de corruptible por lo que le insinúa que siempre es mejor la diploma$ía y la nego$ia$ion, por eso de manera elegante le implora que retire a los soldados y le sugiere que mejor ignore a los colaboradore$$$$$$$ embustero$$$$$ que tiene, además de presentarse no como un criminal sino más bien como un “agricultor y ganadero” que proyecta mayor personalidad con una gorra que con un sombrero “blanco, finísimo”, y que es tanto el cariño que tiene por las familias que por eso el tiene 6, casi naaaá.

Ahora me imagino como sería una “entrevista” de algún criminal si éste nos quisiera presumir.
Aunque en realidad ya no es tan difícil de imaginar gracias al “trabajo periodístico” de Julio Scherer García.

Hay una frase popular que hace alusión a los charlatanes placeros capaces de vender empaques vacios de dulces diciendo:

“Bolsitas para la baba, con la figura de Topo Gigio y Mickey Mouse,
algunas tienen aroma a chicles”

Para el caso del nuevo giro comercial de PROCESO sería:

ENTREVISTAS IMPRESIONA-BOBOS CON LA FIGURA DE JULIO SCHERER.

A Osama Bin Laden y su grupo terrorista Al-quaeda, al grupo terrorista vasco ETA, a sendero luminoso, a las FARCS, Amigo narcotraficante, Amigo secuestrador, Amigo terrorista, Amigo genocida, Amigo violador, Amigo estafador, Amigo paramilitar, y en general cualquier persona considerada jurídicamente criminal, total todos son iguales:

P R E S E N T E S:

Porque sabemos de las restricciones tan limitadas de comunicación que los incompetentes y corruptos gobiernos tienen sobre ustedes.

Porque sabemos de la constante difamación injusta que éste ejerce sobre ustedes al colgarles delitos y muertitos ajenos.

Porque sabemos lo angustiante y deprimente que es ser señalado injustamente como algo que no son.

Porque sabemos que ustedes antes de ser criminales son seres humanos y por lo tanto también tienen sentimientos.

Porque sabemos lo perjudicial que resulta la publicidad adversa de sus enemigos.

Porque sabemos que los medios de comunicación por disposición oficial no les brindan ningún espacio donde ustedes puedan libremente proponer tregua$$$ a sus enemigos.

Porque sabemos de la importancia que implica ser figura pública famosa y no dejar algún legado público para recordar.

Por eso y por muchas razones más la agencia mexicana de información APRO a través de la revista PROCESO se complace en ofrecerles a todos ustedes nuestros nuevos servicios de publicidad.

Publicidad que puede usted obtener de manera gratuita en 3 simples pasos:

1.- Usted se pone en contacto con nosotros.
2.- Nos manifiesta que quiere “conversar”.
3.- Nosotros vamos y todos los gastos por concepto de viáticos, corren por nuestra cuenta (imagínense el escándalo que se haría si aceptáramos propinas o gastos de recuperación por parte de nuestros clientes).
4.- Es todo, así de simple y sencillo, en 3 simples pasos le regalamos a usted publicidad.

Olvídese de tener que hacer narcomantas, contratar periodistas corruptos, secuestrar periodistas, derribar aviones o edificios para obtener servicios de mensajería, esas practicas son del pasado.

Despreocúpese si usted vive por debajo del mar, en el centro de la tierra, en la cúspide de las grandes montañas, en la sierra, en la selva, el desierto, al otro lado del mundo o el mismísimo infierno, donde quiera que usted se encuentre ahí nos dirigiremos y como le dijimos anteriormente de manera gratuita para usted.

Así es amigos, no le vamos a pedir ningún solo centavo, además le ofrecemos absoluta discreción, pues nuestro trabajo “periodístico” (llamémosle así, al cabo usted ya sabe a que me refiero) lo haremos en el mayor de los sigilos, y bajo la exigencia de reserva absoluta.

Pues vamos a ir, contaremos las circunstancias y pormenores del viaje, pero no dejaremos indicios que lleven a sus persecutores hasta su guarida. Porque a toda costa vamos a evitar los datos que puedan convertirnos en sus delatores.

De hecho, cada vez que aplicamos nuestra política de privacidad, siempre nos acordamos de Octavio Paz quien enfático decía:

“Hasta el último latido del corazón, una vida puede rodar para siempre.”

La publicidad la presentaremos en un formato de crónica, pero al público le diremos que es una “entrevista”, por lo que usted no debe preocuparse por contestar alguna pregunta, recuerde que simplemente vamos a conversar, ya posteriormente de lo que recordemos publicaremos únicamente lo que usted quiera decir y al público le diremos que recreamos la atmósfera del suceso y su verdad esencial, y si resulta ser breve su mensaje le incluiremos basura literaria de relleno con anécdotas acerca de la comida, del paisaje, del taxista, de la fonda grata con música a un razonable volumen, del agua de la regadera, del lavamanos con cuatro botellas de Bonafont y un jabón usado, etc..

Recuerde que lo principal aquí no es hacer estrepito amarillista, ni de crear una afrenta directa a modo de desquite contra el gobierno por dejar de comprar publicidad en nuestro espacio, no, no, no, ¿cómo cree usted eso?, de lo que se trata aquí es de cumplir con nuestra labor social, y pues como técnicamente los criminales son “la otra cara de la moneda” tenemos la “obligación” de promocionarlos, además recuerden que “los villanos suelen ser los más interesantes” de la sociedad, por eso les estamos ofreciendo publicidad gratuita, pero no crean ustedes que les vamos a otorgar la clásica publicidad que ofrecen los periódicos regulares en la sección de clasificados, escribiendo algunas cuantas líneas, Nooooooo.

Aquí con nosotros, les vamos a tomar una fotografía (inclusive les asesoraremos, para que proyecten toda su personalidad en la foto) y la publicaremos en portada, así es amigos leyeron ustedes bien, serán la noticia principal y aparecerán en portada en una revista de circulación nacional.
Vamos que espera, ya no necesita estar en el olvido, mientras siga teniendo a los amigos de PROCESO de su lado, usted siempre generará “polémica”.

FIN

Responsable de la crítica:

OMARKLIN

El autor es promotor del pensamiento crítico, y es un reconocido “don nadie” que para vergüenza de la Universidad de Guadalajara a duras penas terminó una mediocre licenciatura en ingeniería, no es periodista, no pertenece a algún partido político, ni tampoco tiene familiares o amigos burócratas.

REFERENCIAS:
http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/78067
http://www.selecciondeprensa.info/index.php?session=0&module=Completo&titular=54057
http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=1808
http://www.encuentro29.com/vernoticias.php?artid=68241&mas=343&relacion=
http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=3648
http://podcasting.grupolatinoderadio.com/pocasting/MX/W/notas/983767.mp3
http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=3637
http://www.en3casa.com/detalle.php?nota=22208
http://impreso.milenio.com/node/8710602
http://impreso.milenio.com/node/8704468
http://narcotraficoenmexico.blogspot.com/2009/01/atacan-televisa-monterrey-dejan.html

Frases tomadas del libro:
El gran libro de las frases celebres, Arturo Ortega Blake, Random House Mondadori.

About these ads
Comments
2 Responses to “La metamorfosis de Julio Scherer García, de la gran exepción a la vil decepción”
  1. Sergio Guerrero dice:

    ¡Muy, muy, muy bien!… Si bien no comparto su opinión en toda su tesis (cuestión de contexto y quizá mis valoraciones son menos críticas que la suya) me pareció interesantísimo leer su punto de vista. Si bien usted aclara que no es periodista, lo cual me parece sorprendente, tiene una forma de establecer su pensamiento de una manera clara, estructurada y bastante entretenida. ¡Muchas gracias por su aportación!…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: