Leyes ridículas y ridiculez a la mexicana, gran diferencia.

El otro día estaba leyendo un libro donde se mencionaban algunas leyes ridículas que existieron ó que todavía existen en el país de Canadá como por ejemplo la ley “libre de enfermedades” (disease free) promulgada en 1909 en Yarmouth, Nova Scotia, la cual sancionaba con multas de hasta 50 dólares o 10 días de cárcel a todo aquel que “expectorara, escupiera ó depositara saliva de cualquier manera en calles, banquetas, escaleras, entradas de edificios o cualquier lugar público todo esto con el fin de “prevenir la propagación de enfermedades”.

O el caso del ayuntamiento de la ciudad de Guelph, Ontario, donde se promulgó en el 2003 una ley que prohíbe regar el jardín durante una tormenta.

Y aunque para muchas personas no es más que una ley idiota del ayuntamiento canadiense, habemos personas que nos inclinamos a pensar en lo vergonzoso que ha de haber sido tener la necesidad de promulgar una ley de ese tipo para sancionar a toda la bola de tarados que se ponen a regar su jardín justamente cuando esta lloviendo.

Y a pesar de que en todo el mundo existen leyes absurdas como las anteriores creo que bien vale la pena ver otro tipo de leyes ridículas, pero que a diferencia de las anteriores estas si son verdaderas joyas, pues es algo que yo llamo “ridiculez a la mexicana” versión legislativa.

Irracionalidad “anticrimen”, de Baja California para el mundo.

El otro día leí en un diario local, acerca de la (ya no) nueva ocurrencia gubernamental para (según la “intelectualidad” oficial) combatir el narcotráfico, pues resulta que el gobierno del estado, respaldados por la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT) Delegación Baja California, van a promover (de nuevo, por que la incompetencia burocrática nunca funciona a la primera) un veto en radio y televisión a la música popular, del genero mejor conocido como “NARCOcorridos”, nada más que en esta ocasión lo van a llamar “Campaña de Valores”.

Y es que el nuevo presidente de la CIRT Baja California, Luis Carlos Astiazaran Orci, en días pasados dijo que:

En Baja California no tienen cabida los perversos narcocorridos ni los falsos argumentos de sus promotores”, porque (según él) “estos últimos bajo la justificación de ejercer la libertad de expresión, han convertido en jugoso negocio el usufructo de la violencia”.

El Gobernador del Estado, le hizo segunda, al hacer una invitación a los medios de comunicación y a la población para “evitar toda APOLOGIA de los que asesinan, secuestran y quieren destruir nuestra esperanza; la juventud necesita conocer el verdadero rostro de los que traicionan a su patria por dinero mal habido y ese rostro no merece para nada una canción”.

Así mismo, el Ayuntamiento de Tijuana por disposición (entiéndase: idiotez) oficial ahora ya no permite la presentación de grupos musicales que interpreten “narcocorridos”, escudando su irracionalidad institucional en argumentos bobos como “ahorita no está la situación para fomentar ese tipo de música”.

Y es que el gobierno municipal cancelo la participación del grupo Los Tucanes de Tijuana en el concierto que se dio el pasado 22 de noviembre en el hipódromo Caliente, unos días después por razones igualmente “desconocidas” Larry Hernández, “cantante” especializado en narcocorridos, canceló (por causas de fuerza mayor, claro, no vaya usted a creer que el gobierno tuvo algo que ver) el concierto que tenia programado dar en el foro “Maya”.

Todo está perdido cuando los malos
sirven de ejemplo y los buenos de mofa.

Demócrates. Filósofo griego (siglo I a.C)

La excusa oficial, quedaría explicada a la perfección por el actual secretario de seguridad pública Municipal de Tijuana, Julian Leyzaola Pérez, quien (además de causarme risa úrica me recordó a Cantinflas) con su magistral malabar de estupideces, al ser entrevistado por un periódico local, dijo:

“…Eso provocó una serie de declaraciones entre varios sectores de la sociedad, donde la mayoría se unieron a la petición de que los “narcocorridos” se vetaran porque SU CONTENIDO APORTA A QUE AUMENTE EL NARCOTRÁFICO.

Yo lo que puedo comentar es lo que he dicho en otras ocasiones, que pues ellos están cantando un corrido que exalta la delincuencia, que exalta los logros de un delincuente…, en el propio apartado de la Ley contra la delincuencia organizada, hay un apartado que habla de fomento a la propia delincuencia y esta es una forma de fomento. Nuestros hijos, nuestras familias viven aquí en Tijuana y la verdad yo no quisiera que mi familia o las familias tijuanenses anden cantando un corrido de alguien tan nefasto, tan deprimente como un narcotraficante.

CUALQUIER PERSONA, no sólo tijuanense QUE COMPRA UN DISCO, ASISTE A UN SHOW de estas personas (“narcocantantes”), DIRECTAMENTE ESTÁN COOPERANDO PARA SOSTENER UNA ESTRUCTURA CRIMINAl y además están sumando su dinero para seguir viendo gente descuartizada, secuestros, “levantones”, gente colgada de los puentes, eso es lo que están generando cuando aportan algo de su dinero a este tipo de grupos.

…. Como es posible que estos grupos (“narcocantantes”) se pongan a cantar y todavía esperan que nosotros nos pongamos a cantar con ellos, pues no, POR FAVOR, SEAMOS HUMANOS, respetemos nuestra dignidad humana.

EN VEZ DE IR A MISA DOMINICAL A LA IGLESIA, al rato vamos a tener misas negras, vamos a ir adorar al demonio, digo porque a como va la situación si estamos cantándole a aquellos que están descuartizando gente, al rato vamos a terminar en una sociedad negra”


(ja,ja, ja, de todas las estupideces que nos dijo Don Julián Leyzaola, la que más me gusto es cuando nos pidió qué por favor, seamos humanos, pues seguramente ha de suponer que los tijuanenses son igual de animales que él).

Hasta aquí, palabra clave: Apología (el cual significa de acuerdo al DRAE: Discurso de palabra o por escrito, en defensa o alabanza de alguien o algo.).

Si lo anterior se le hizo absurdo, creo que bien vale la pena recordar el MONUMENTO A LA IRRACIONALIDAD, que develó en Marzo pasado (para variar) la élite gubernamental de Baja California.

Y es que con eso de que “En Baja California, la difusión de narcocorridos ha proliferado en el transporte público, autobuses, taxis y calafias (microbuses)”, en los que según el regidor de Tijuana, Luis Moreno Hernández, del Partido Encuentro Social (PES), “los conductores los escuchan a todo volumen”.

Por lo que en marzo del 2009, el presidente de la Comisión de Desarrollo Social y Familia de Tijuana, Luis Moreno Hernández, presentó un plan (según él) “anticrimen”, el cual incluía modificar 17 reglamentos locales y la creación de otros dos, así como propuestas de reforma de 200 artículos de leyes estatales, para aplicar sanciones severas a la APOLOGÍA del delito.

Entre ellas destacan:

“A choferes de taxis, camiones y calafias, se les aplicarán multas de 14 salarios mínimos si son sorprendidos escuchando ese tipo de música”.

Dentro de su irracional plan “anticrimen”, también se incluía prohibir la “operación” de capillas dedicadas a venerar a la Santa Muerte o a Jesús Malverde —según él, patrono de los delincuentes—, porque a decir del funcionario “promueve las actividades ilícitas”.

La iniciativa fue apoyada por el presidente municipal de Tijuana, el panista Jorge Ramos Hernández.

Ya en fechas recientes, el regidor se “pulió” y comentó que “debe aplicarse la reglamentación a los lugares donde venden productos como los de la “Santa Muerte”, para limitarlos.”

Para aquellos trabajadores del transporte público que se preguntan ¿Dónde queda el derecho elemental de escuchar la música que a uno se le de la regalada gana? Ahí también se aventó una buena y dijo que: “eso sólo lo pueden hacer en sus vehículos particulares”.

Hasta aquí voy simplificar en términos de que me pueda entender un niño, lo anteriormente mencionado.

1.- El gobierno del estado, con el apoyo de la CIRT y del gobierno municipal quieren vetar (de nuevo) la transmisión de los narcocorridos en la radio, porque dicen que los narcocorridos son una apología al delito.

2.- El gobierno municipal además, prohíbe la presentación escénica de grupos musicales que interpreten “narcocorridos”.

3.- Un regidor del PES, propuso sancionar a los choferes del transporte público, por escuchar narcocorridos mientras trabajan.

4.- Por si fuera poco, al mismo regidor, se le ocurrió la fabulosa idea de prohibir la operación de aquellas iglesias religiosas que no son del agrado del funcionario, prohibiendo además la venta de estampitas y artículos diversos, la excusa que dio el regidor, es que las religiones que no le gustan, que no conoce y que le causan temor “promueven las actividades ilícitas”.

5.- Don Julian Leyzaola dice que una persona que compra un CD de música con narcocorridos, o asiste a un concierto de algún grupo que los toque, contribuye “directamente” (es decir, se vuelve cómplice) de una estructura criminal que descuartiza, secuestra y cuelga gente en los puentes.

6.- o si, también Don Julián Leyzaola al igual que el regidor del PES, aquellas religiones que no conoce, que no le gustan y que le causan mucho temor son causantes de actividades ilícitas, por eso nos recomienda ir a misa los domingos.

7.- Y esta que considero el descubrimiento “científico” más importante en materia de seguridad pública, pues don Julian Leyzaola nos dice que cada vez que usted escucha música que habla de algún narcotraficante, el narcotráfico aumenta, dicho lo mismo de otra manera significa que si usted escucha y baila menos los narcocorridos, los narcotraficantes de drogas van a dejar de trabajar.

Ahora si vamos a analizar el catalogo de estupideces anteriores pero desde un punto de vista racional y critico, dejando a un lado los clásicos argumentos de que si es ilegal o no, de que si es moralmente bueno, o de que si es políticamente incorrecto.

Si halagas la maldad de los hombres,
los incitas a hacer todavía mayor daño.
Esopo de Frigia,
Fabulista griego (620-560 a.C.)

El narcotráfico es directamente proporcional a la música que escuchas.
(ó a la religión que profesas.)

Desde este pequeño rincón yo quisiera que algún “intelectual” de la burocracia de cualquier nivel de gobierno tuviera la amabilidad de explicarme o de proporcionarme los datos científicos donde sustentan su teoría “anticrimen” de que escuchar cierto tipo de música o entregar culto a personajes imaginarios (creo que a eso se le conoce en lo general, como religión) esta relacionado directamente con las actividades ilícitas.

Digo no es que dude, de nuestras autoridades, que tienen fama de ser incompetentes, de tranzas, de insensibles sociales, de olvidadizos, de poco creativos, poco eficientes, de ser muy abundantes y de ser totalmente inútiles, digo, los burócratas son famosos por todas esas cualidades, pero jamás, se les cuestiona por ser mentirosos, por decir verdades a medias, por ser ignorantes o POR HABLAR SIN SUSTENTO (¿ó si?).

Por eso a mi me gustaría saber los fundamentos científicos en los que sustentan su hipótesis de qué escuchar porquerías de canciones como los narcocorridos, interpretados por “músicos” con nefastos conocimientos del arte musical, este relacionado con el narcotráfico de drogas.

Como para que hayan llegado a la conclusión de que los narcocorridos al cantar lo inadmisible con rima, verso y acordeón hayan deducido que NO son una manifestación artística que muestra rebeldía o protesta de la sociedad frente a un sistema político que es incapaz de combatir al narcotráfico, en el que además (por si fuera poco), ha hecho de la corrupción su medio de subsistencia, al incluir en su nómina a gobernantes, magistrados, legisladores, etc.

Y que por el contrario, SÍ se les ocurrió decir que los narcocorridos son una apología del delito, por lo que se debe sancionar a todo aquel ciudadano que los escuche.

Mejor aun, cuales fueron las premisas que los llevaron a afirmar que las personas que asisten a un concierto musical, se vuelven cómplices de los criminales por el sólo hecho de asistir a un evento a escuchar grupos que interpretan narcocorridos o por comprar un CD de ellos.

Así como las agencias ambientales, luego nos dicen que por cada cigarrillo que se consume se arroja al ozono tantos miligramos de bióxido de carbono, los cuales al haber millones de fumadores resulta que se arrojan a la atmosfera varias toneladas de bióxido de carbono diariamente y que en el lapso de un año todas esas toneladas generan un incremento de punto y tantos grados centígrados al calentamiento global, etc., etc., etc.

Digo de manera similar me imagino que han de haber realizado una especie de estudio, donde después de mucho himbeztigar llegaron a la conclusión de que escuchar esa música por la radio, o (para ser más explícitos) cuando llegaron a la conclusión de que cuando la escuchan los choferes del transporte público el “narcotráfico aumenta”.

No sé, algo así donde nos digan que por cada mil choferes de taxis, hay 2 o más narcotraficantes nuevos en circulación, o que por cada mil choferes que escuchan narcocorridos diariamente, en una semana el trafico de drogas se incrementa un tanto porciento de toneladas.

Si algún funcionario gubernamental aporta esos datos, es muy sencillo hacer proyecciones y estimaciones, de manera que hasta yo le entraría a una “campaña de valores” donde le exhortaría a la población que dejara de escuchar los narcocorridos, pero como hasta un niño sabe que esa teoría es demasiado tonta para ser fantasía, por eso creo que me voy a quedar con las ganas de que algún burócrata me pueda proporcionar algún dato científico.

Sin embargo, puedo estar equivocado, por lo que si algún burócrata se propone la noble tarea de ilustrarme, hago la invitación para que puedan explicarme algunas dudas filosóficas que me surgieron como:

¿Por qué?
si ustedes tienen esa información donde relacionan de manera directa escuchar música con trafico de drogas y llegaron a la conclusión de que una manera de combatir al narcotráfico es multando a los taxistas por escuchar narcocorridos.

¿Por qué no se sanciona a los compositores de los narcocorridos?

¿Por qué no sancionar a los “artistas” que cantan esos narcocorridos?

¿Por qué no sancionar a las disqueras que producen esos CD, y que (curiosamente) se convierten por disposición oficial en “cómplices de los criminales” a los que los compran y los escuchan?

Si escucho música “decente” ¿significa que los criminales dejaran de ser criminales?

Si yo soy criminal y empiezo a escuchar música “decente” ¿dejare de ser criminal?

Mejor aun, si a los taxistas los van a multar por escuchar narcocorridos, significa que:

¿Pueden ser recompensados por escuchar música “decente”, bajo el pretexto de que están colaborando con el gobierno en su lucha contra el crimen?
(algo así como un programa oportunidades, pero de taxistas, digo, así hasta yo me convierto en taxista)

¿La apología del delito es únicamente cuando escuchamos los narcocorridos, o también aplica a la lectura de éstos?

Lo anterior, se me hace interesante, porque de pronto me imagino lo que pasaría si un grupo de taxistas a manera de protesta transcribieran narcocorridos de moda en un papel, le sacaran unas cuantas copias y se acomodaran un buen bonche de éstos en sus vehículos, para que los pasajeros tomen una copia, tal como si se tratara de volantes publicitarios normales.

Lo interesante en sí, es saber ¿qué? es lo que nuestro “creativo” gobierno haría al respecto, dentro de mi escasa imaginación se me ocurre pensar en lo siguiente:

1.- Sancionaría a los choferes del transporte público por traer narcocorridos impresos en sus vehículos, argumentando que los narcocorridos impresos son “narcovolantes” y que estos son una apología del delito.

2.- Sancionaría a las farmacias, papelerías, dulcerías, etc. donde los choferes le sacaran copias a sus “narcovolantes”.

3.- Sancionaría a las imprentas que impriman narcocorridos.

4.- O quizás, no sancionaría a ninguno de los anteriores y en todo caso, sancionaría a los usuarios por LEER los narcocorridos en vehículos de transporte público, argumentando que esa actividad solamente tendrían el derecho de hacerlo en sus casas, o vehículos particulares.

5.- O de plano le harían igual que los gringos, cuando en plena guerra fría, en algunos estados de los E.U.A., promulgaron leyes donde cualquier persona que fuera descubierta con documentos que llevaran la palabra Lenin, comunismo, socialismo o Marx podrían ser arrestados. Aquí harían algo similar pero con las palabras: “Chapo”, “Teo”, “Muletas”, “Barbie”, etc.

Conociendo la creatividad legislativa y sensibilidad social de nuestros gobernantes,

¿cuál opción cree usted que tomarían?

(Yo creo que para incluir todas las anteriores utilizarían el “método pirinola”, por aquello de que el fin justifica la estupidez utilizarían la opción de “todos se chingan”)

Si lo anterior, se le hace demasiado absurdo, déjeme le platico que en días pasados la revista FORBES, famosa por publicar en febrero de cada año su listado de las personas más ricas del mundo, publicó (en noviembre de 2009) otro listado, nada más que éste era de las personas más poderosas del mundo.

En ese listado aparece en el lugar numero 47 y con mayor poder que los presidentes de Francia y de Venezuela, el célebre narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo Guzmán”.

Y a pesar de que la revista es muy clara al decir, que el objetivo de ese listado era el de EXPONER el poder, y NO el de glorificarlo, nuestros siempre (in) útiles burócratas, se apresuraron en señalar y acusar a la revista, ahora, trate usted de adivinar ¿de qué la acusaron?

Si, así es, acusaron a la revista FORBES de cometer apología del delito, nada más por decir que “el Chapo Guzmán” tiene mucho poder H.U.E.R.F. .

(H.U.E.R.F.: Hágame Usted El Recabrón Favor)

Podemos lamentar la religión de los demás
pero nunca reírnos de ella. Joseph Joubert
Escritor y crítico francés (1754-1824)

Las mujeres mexicanas son lavadoras de dos patas…
Los mexicanos en U.S.A. son jardineros, campesinos o albañiles.
Los devotos de Jesús Malverde y de la santa muerte son criminales…

Desgraciadamente, desde que se implemento la política como negocio, siempre ha imperado el famoso dicho romano que dice:

“el pueblo todo lo que necesita es pan y circo”

De la misma manera, desde que se implemento el negocio de la política en México, los políticos se han regido por tres reglas de oro:

1.- Róbale al pueblo todo lo que puedas (recuerda que tienes fuero).
2.- Siempre dile al pueblo lo que quiere escuchar (al cabo que los mexicanos se creen todo).
3.- JAMAS te metas con la fe del pueblo (porque de que lo lamentaras, lo lamentaras).

Y bueno aquí en baja california los eclesiásticos gobiernos en funciones han llegado al extremo de retroceder unos cuantos siglos, y tomar posturas como los que existían en la edad media, pues no solamente agradecen a Dios y citan pasajes bíblicos ó religiosos en actividades oficiales, sino que además de manera muy explicita nos dicen que todas aquellas personas que no profesan la religión “oficial” (la cual al parecer, según los burócratas, es la única y verdadera) son criminales.

Por lo que todavía no acabo de sorprenderme de la enorme incompetencia política de los burócratas de Baja California, al meterse con la fe de las personas que son feligreses de la Santa muerte o de Jesús Malverde.

A mi también me causa risa saber que hay un grupo de personas que quieren hacer santo a un ex panista, ex secretario del trabajo, ex secretario de gobernación y ex inútil (q.e.p.d.) de la administración de Vicente Fox, como lo fue Carlos Abascal Carranza, tal como en su momento me causo risa saber que hay personas que veneran un pedazo de madera que conocen como “santa cruz”, o que “El prepucio de Cristo” es objeto de culto o que “San Elvis Presley”, “San Jhon Lennon” y “San Diego Maradona” tienen su propia capilla.

(prepucio: Piel móvil que cubre el glande del pene. DRAE)

Me podrá causar risa, pero no por eso me atrevería a crear insultos legislativos en contra de otras religiones suponiendo que mi amigo imaginario es mejor que el de los demás.

Esto es grave, pues nos están diciendo que como han encontrado criminales que veneran a la Santa Muerte o a Jesús Malverde, afirman que TODOS los feligreses de la santa muerte o de Malverde son igualmente criminales, lo cual seria equivalente a decir que todas las personas que utilizan picahielos o cuchillos de cocina son homicidas, nada más porque ha habido criminales que han utilizado estos objetos para asesinar a otras personas.

Al decir que una FANTASÍA promueve las actividades ilícitas, están diciendo de manera implícita dos estupideces en una:

1.- Los creyentes de la fantasía por asociación de facto hacen actividades ilícitas.
2.- Al mismo tiempo nos dicen que los no creyentes de esa fantasía son inocentes de facto.

Era casto en palabras como
esos borrachos que jamás hablan del vino
aunque lo ingieren diariamente.
Émile Zola,
Novelista francés (1841-1931)


Hipocresía integral

Ya que estamos en un ejercicio de razonamiento critico, creo que es importante señalar que las medidas “anticrimen” de nuestros siempre ocurrentes comediantes, (oops, perdón, gobernantes), no serían cuestionadas si fuera cierto que todo se trata de simplemente no darle propaganda a criminales, para no glorificarlos en sus actividades delictivas, que es igualmente comprensible como cuando se desincentiva a los niños a no usar armas de juguetes o a no ver películas donde se exhiba la violencia.

Pero como ya sabemos “de que lado masca la iguana”, los que somos conocedores, no nos tragamos los cuentos de “buenas intenciones” del gobierno.

Pues aplaudiríamos esas acciones si fueran aplicadas en un contexto integral, o sea el de la apología contra el engaño, la violencia o el fraude (que también son delitos y muy nocivos).

ó ¿a ver?

¿Acaso la CIRT o el gobierno se atreverían a censurar aquellos canales donde se exhiban películas con un gran contenido de violencia (conocidos de manera popular como películas de “acción”)?

No sé el argumento seria (utilizando el mismo criterio que el de los narcocorridos) que las películas de “acción” son una Apología a la violencia.

¿acaso censurarían en la radio todas aquellas canciones denigrantes coloquialmente conocidas como canciones de “desamor”?

por Apología al racismo o Apología a la misoginia.

¿Acaso censurarían los talk shows, como por ejemplo el de “Laura en América”?

por Apología a la difamación.

¿acaso la CIRT dejaría de participar en el embuste del Teleton?

Por Apología a la defraudación fiscal, Apología a la explotación infantil y Apología a la discriminación.

¿Por qué no se vetan los infomerciales en televisión de mercancía fraudulenta conocida coloquialmente como “productos milagro”?

por Apología al fraude.

¿Por qué no se vetan los programas de televisión de los charlatanes de ovnis o cazafantasmas?

Por Apología del embuste.

¿Por qué no se vetan los infomerciales de los adivinadores, sanadores espirituales y astrólogos?


Por Apología al fraude

¿Por qué no se censuran los canales de radio y televisión religiosos, quienes de manera ILEGAL y muy frecuente, manipulan y transmiten información que no es de su competencia?

Por Apología al libelo.

Si el gobierno comenzó a definir que un género musical es malo (en este caso como el de los narcocorridos), esta creando una “navaja de dos filos” pues ello implica que ya cuenta con un método que define los géneros musicales que son “buenos”.

La pregunta es

¿A poco de veras ya tienen la capacidad para definir que música es buena?

Si la respuesta es afirmativa, significa que:

¿Van a comenzar a legislar para sancionar a las personas que escuchan música “mala”?

La respuesta a esta pregunta ya la tengo:

“A choferes de taxis, camiones y calafias, se les aplicarán multas de 14 salarios mínimos si son sorprendidos escuchando ese tipo de música”.

Sugerencia para los burócratas, diseñen herramientas para combatir el crimen organizado, no para combatir la música.

Confesión 1: He de confesar que cada vez que escucho por la radio y veo por la televisión los spots donde nos dicen que el gobierno federal no da tregua al crimen organizado, seguido de un listado de criminales arrestados, la verdad que, no sé ustedes, pero yo si me la creo y cada vez percibo mayor seguridad en Tijuana (por cierto la semana pasada en 7 días murieron de manera violenta 72 personas, algo así como 11 personas diarias, cuando el record era de 4 o 5 al día).

Confesión 2: Durante el tiempo que me tomo escribir esta crítica (algo así como 3 semanas a ratos), lo hice escuchando únicamente narcocorridos de un CD pirata que compré para la ocasión, a fin de comprobar la teoría de los burócratas de que escuchando narcocorridos el narcotráfico aumenta, les pido una disculpa por eso, pero les prometo que a partir de ahora ya no voy a escuchar los narcocorridos, lo cual son buenas noticias, pues significa que a partir de hoy el narcotráfico ya va a disminuir.

Responsable de la crítica

OMARKLIN

P.D. El autor es promotor del pensamiento crítico, vive en Tijuana, y es un reconocido “don nadie” que para vergüenza de la Universidad de Guadalajara a duras penas terminó una mediocre licenciatura en ingeniería, es ateo y detesta (como si le golpearan los genitales) los narcocorridos, no es periodista, no pertenece a algún partido político, ni tampoco es amigo de algún grupo musical. Tiene un blog el cual todo el año estuvo en construcción pues apenas lleva 4 publicaciones 5 con éste mas los refritos que publicara en estos días, si le interesa puede leerlo dando un clic en el siguiente enlace:

http://www.el-hoaxis-de-omarklin.blogspot.com/

Referencias:

http://www.el-mexicano.com.mx/noticias/Estatal/2009/11/25/379027/osuna-millan-contra-los-narco-corridos.aspx
http://www.el-mexicano.com.mx/noticias/estatal/2009/12/04/380708/no-autorizaran-presentaciones-de-grupos-con-narco-corridos.aspx

http://www.el-mexicano.com.mx/noticias/estatal/2009/11/29/379724/pide-regidor-cancelar-los-espectaculos-de-narcocultura.aspx

http://www.eluniversal.com.mx/estados/71010.html

http://www.eluniversal.com.mx/estados/71010.html

http://www.eluniversal.com.mx/estados/71011.html

http://www.cnnexpansion.com/actualidad/2009/03/11/el-chapo-entra-a-lista-forbes

http://www.tabascohoy.com.mx/nota.php?id_nota=173062

http://www.siame.com.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=4733&Itemid=14

http://www.eluniversal.com.mx/nacion/173492.html

http://www.lasiega.org/index.php?title=El_narcocorrido_mexicano:_expresi%C3%B3n_de_una_sociedad_en_crisis.

About these ads
Comments
2 Responses to “Leyes ridículas y ridiculez a la mexicana, gran diferencia.”
  1. Que lastima que no existan mas paginas web como la tuya que de verdad aportan algo.
    La mayoria solo piensan en comercializarlas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: